PLANTAS Y PLACAS SOLARES EN TECHOS VERDES MEDITERRANEOS

 

Paneles solares

Existen muchas razones por las que se deben combinar techos verdes y paneles solares. No solo los seres humanos reciben los beneficios de un techo verde, sino también de la energía renovable proveniente de los paneles solares del mismo área.

Además, se produce una sinergia. Es decir, las plantas son buenas para los paneles solares y estos son buenos para las plantas.

¿Por qué las plantas son buenas para los paneles?

El rendimiento de las celdas solares depende de dos factores: de la entrada de radiación y de la temperatura. Dado que las celdas fotovoltaicas son más efectivas con baja temperatura y las temperaturas habituales de un techo durante el verano pueden oscilar entre 40 a 70 grados Celsius es beneficioso que se creen sistemas donde los paneles puedan enfriarse. La vegetación y sustratos ayudan a enfriar el techo - aunque su altura y densidad tienen que ser considerados.

Las plantas son evapotranspiradoras por naturaleza, evaporando agua. Después, la planta transpira activamente a través de los estomas.

                 solaressolares02      

TOI

Esto depende de la elección de las plantas y del tipo de vegetación. Por ejemplo, las plantas suculentas como Sedum no transpiran tan eficientemente como hierbas y arbustos, debido a su adaptación al calor y la sequía que conducen a una estrategia de piel gruesa para evitar la pérdida de agua. En caso de día caluroso, las suculentas cierran sus estomas.

Por lo tanto, si se desea enfriar el techo para generar un efecto eficiente de los módulos fotovoltaicos, se debe elegir un tipo de vegetación diferente (flores silvestres, gramíneas, arbustivas).

¿Por qué los paneles son buenos para las plantas?

No sólo los paneles solares se benefician de la vegetación de un techo verde, sino que ocurre también al contrario y los paneles mejoran el rendimiento de la vegetación.

Los módulos montados crean diferentes cambios de aire y pequeñas turbulencias, por tanto se establecen diferentes áreas de flujos de aire. Esto hace que se den diferentes temperaturas de superficie, diversos microclimas que benefician a la vegetación biodiversa.

Los mismos efectos se producen con la sombra que provocan los módulos, lo que conduce a importantes diferencias de luz para la vegetación y los hábitats de los animales.

Hay muchas sombras posibles, áreas expuestas en función de diferentes requisitos de las plantas. Los módulos fotovoltaicos y paneles solares térmicos pueden ser colocados a propósito para influir en las condiciones del techo. Estos tienen una sombra plana continua por debajo y por detrás, los sistemas térmicos de tubos de vacío tienen una sombra más diversa y menos densa e independiente de la altitud con lo que algo de luz llega al suelo debajo de ella.

Algunas partes de los tejados sólo aparecerán sombreadas en algunos momentos del día y por lo tanto su microclima difieren en gran medida en función de si están completamente a la sombra o expuestas a la luz solar.  

Los módulos también influyen en la gestión del agua y la disponibilidad de la misma en el techo.

También proporcionan el potencial de ofrecer refugio a gran escala de las diferentes especies de plantas y animales.

Otros factores a evaluar en la elección de las plantas.

Si bien, clima y estacionalidad y presencia de paneles solares han sido tratados con más detalle por su importancia, existen estos otros factores que es necesario tener en cuenta a la hora de hacer una cuidada selección de especies.

Altura e inclinación del techo. Viento.

Cuanto más empinado es el techo mayor tiene que ser su efectividad de almacenaje de agua. A mayor altura, mayores serán las inclemencias de factores como el viento. Habrá que elegir especies que estén preparadas para sobrevivir en estos escenarios. Las especies de Sedum serían las idóneas en un techo inclinado y alto por su mayor almacenaje de agua y resistencia.

Con el viento, las plantas y flores pueden sufrir evaporación, sequedad en la tierra y las raíces pueden verse afectadas. Además, pueden perderse hojas, que son importantes para hacer la fotosíntesis, o las flores.

Contra el viento se puede emplear a la propia vegetación como protectora, colocando de barrera a aquellas más resistentes en aquellas zonas que se sepa que estén más expuestas (arbustivas) y en una segunda línea a las que se consideren más sensibles (flores silvestres).

Exposición al sol y a la sombra del techo.

Existen diferentes tipos de hábitats debido a la exposición a la luz del día, como se ha visto en el apartado dedicado a los paneles solares: los hábitats expuestos a la luz del sol, hábitats naturales a media sombra (pueden ser más húmedos), hábitats naturales a la sombra (son incluso mucho más húmedos). Esto refuerza más la posibilidad de asociación entre los hábitats y los paneles solares en un techo verde.

En un techo verde no son útiles aquellas especies con requerimientos de humedad y que se dan en los márgenes de los ríos, arroyos, etc. La mayoría de plantas deben soportar condiciones de radiación directa del sol (para ello son muy buenas aquellas denominadas ruderales o arvenses, pues estas crecen de manera espontánea en bordes de caminos, escombreras o terrenos agrícolas). De todos modos, siempre es bueno contar con un porcentaje de plantas que requieran condiciones de sombra, por si por las características u orientación del techo, son necesarias.

recorrido del sol

Recorrido del sol. NASA.

Esta impresionante imagen fue realizada siguiendo el camino del sol durante el día del sosticio de diciembre del 2005, en un hermoso día en la costa del Mar Tirreno desde Santa Severa hasta Fiumiccino, en Italia. La vista cubre 115 grados en 43 planos separados desde el amanecer y hasta el anochecer, del dia mas corto del año.

El sombreado puede estar causado por diferentes objetos:

  • Paneles fotovoltaicos, módulos de energía solar térmica
  • Elementos que rodean la estructura del edificio
  • Protección contra rayos, en el techo y al lado del edificio
  • Chimeneas y otras instalaciones en el techo

Es necesario hacer un exhaustivo análisis de sombras, pues esto condiciona totalmente las especies que se van a emplear. Dentro de un mismo género, Allium ampeloprasum es de ambientes soleados y Allium triquetrum los prefiere más umbríos.

También es necesario analizar qué número de horas al día de sol recibe la planta y las zonas a las que llega la radiación en cada momento. Aquellas zonas que reciban la luz de sol a primera hora de la mañana no tenderán a albergar las mismas especies que las que la reciben al mediodía, pues entonces habrá una temperatura superior y estarán adaptadas a condiciones más secas.

Todas las sombras están vinculadas a la altitud solar y las distintas situaciones de la luz y la sombra permiten diferentes especies de plantas para instalarse. La mayoría de las especies de plantas toleran sombreado temporal, pero no pueden crecer adecuadamente en sombreado permanente. Además algunas especies necesitan la protección de algún sombreado, ya que no podrían soportar la luz solar directa durante todo el día. Hay que tener en cuenta que la radiación solar directa provoca evaporación y, por lo tanto, pérdida de agua en las plantas.